titulo

BIENVENIDOS




sábado, 20 de septiembre de 2014

El Blogígrafo: EL TÚNEL

El Blogígrafo: EL TÚNEL: EL TÚNEL.             Hasta mi memoria discrepa consigo misma sobre cómo sucedieron ciertos hechos de mi juventud. El paso del tiempo...

jueves, 17 de julio de 2014

Relato de un fin de semana

No fue un terremoto.

Necesitábamos desconectar. Mi mujer más que yo. Mi trabajo es estresante pero lo efectúo a jornada completa, por lo que me queda la tarde libre para dedicarme a mis aficiones y a relajarme. Ella en cambio es autónoma, y eso significa dedicación total, y días que a veces deberían ser de cuarenta y ocho horas. Los autónomos saben a qué me refiero. Necesitaba apartarla un par de días de su trabajo. Las mujeres de ahora no son como nuestras madres o abuelas. Sucede desde el momento en que decidieron reivindicarse para dejar de ser meras amas de casa cotillas, que a mediodía se metían en la cocina a preparar la comida entre ollas y cacerolas, desperdiciando sus vidas, enloqueciendo, envejeciendo sin ningún tipo de estímulo vital, más que el de servir a la familia.
Solemos frecuentar un Frankfurt cerca de casa. Una vez vimos información acerca de un hotel rural propiedad del dueño del Frankfurt. Nos pareció interesante una oferta sobre fines de semana románticos por 96 euros con cena del sábado, alojamiento, desayuno del domingo y obsequio de cava. Decidimos que para nuestro aniversario de bodas podríamos regalárnoslo. No pudo ser entonces, pero si ha podido ser tres meses después.
Aprovechando que nuestra hija está de colonias de verano y que yo disponía de un fin de semana de fiesta, hicimos la reserva. Resultaba atractiva la publicidad: <>
Cargamos la ubicación en el navegador. Después de dejar la autovía atravesamos una urbanización mal asfaltada que dejamos para tomar un camino de tierra, piedras y surcos, hasta llegar a un conjunto de viejas casas apiñadas en algo similar a un diminuto núcleo urbano. En cuarenta y cinco minutos habíamos llegado. Por una vez sin las habituales discusiones de <> << ¿por qué no haces caso al puñetero navegador?>> <> En fin, un viaje en paz, preludio de lo que debía ser un placentero fin de semana en pareja.
Aparqué en la explanada frente a la masía. Nada más salir del coche y poner el pie en aquella tierra, una invisible voz parecía instalarse en tu cerebro diciéndote: <>
Cruzamos bajo el arbotante de entrada a la masía. Una construcción del siglo XVII. Soy de esos que imaginan lo que puede haber sucedido allí en cuatrocientos años. Solo el hecho de pensarlo me impregna de su embrujo. Nos dirigimos con nuestra maleta a la recepción. Antes debíamos atravesar un patio acondicionado como terraza, con mesas y sillas metálicas y sombrillas de la Frigo. En una de las mesas jugaban a las cartas cuatro tipos. Por su aspecto y buen color sin duda eran de por allí. Cuando llegas a un lugar hay algo extraño en el ambiente que hace que seas capaz de diferenciar a un forastero de un lugareño, tan bien como diferenciarías a un negro de un chino. El que tiró con brío el as de bastos nos miró con indiferencia, como si mirase una sombrilla o uno de los muchos arbustos de los alrededores. Jugaban como profesionales y parecían llevar allí sentados horas, días, toda la vida… desde el siglo XVII.
Entramos. Lo primero que encontramos fue la barra de bar. Tras ella cuatro empleados. Todos ellos nos miraban sonrientes.
-Buenos días –dije a bulto, sin saber a quién mirar.
-Hola –respondió con su sosegado semblante de catalán de pura cepa el que tomó el mando como jefe.
-Tenemos una reserva para hoy.
El catalán de pura cepa miró su reloj.
-Cony, sí que habéis llegado pronto –dijo con una mezcla de sorna y pachorra.
-Miré mi reloj. Era la una y media pasada. Me preguntaba a qué hora se despertaban aquí.
El tipo cogió una llave de un panel y nos pidió que le siguiésemos. Volvimos a salir a la terraza donde los cuatro se repartían las cartas. Debimos frenarnos si no queríamos arrollarle. Aquí se camina a una velocidad inferior que en la jungla de asfalto. Parece que desconozcan la palabra estrés.
Mientras le seguíamos le dije:
-En internet os valoran muy bien los usuarios.
-¿Ah sí? No lo miro nunca –respondió sin darle importancia.
Me entraron ganas de preguntarle si sabía que era eso de internet. Igual allí, tan alejados de todo, lo más moderno que conocían era el telégrafo.
 Entramos por otra puerta. Me di cuenta de lo enorme que era la masía. El patio la dividía en dos mitades. En una se encontraba el hotel y en la otra el restaurante y la vivienda de los dueños. Subimos por una estrecha escalera. El ambiente era fresco. Abrió la puerta de la habitación número cinco, nos entregó la llave, nos sonrió y se marchó. No era muy hablador el jefe. Para entrar debíamos bajar tres peldaños. El suelo de madera crujía bajo nuestros pies. El techo de vigas de madera descendía conforme avanzaba la estancia. Un armario de madera sin puertas, un sofá, un sillón, las mesillas de noche y una tele de dieciocho pulgadas sobre una banqueta, componían el mobiliario. Ah bueno, y algunas telarañas entre las vigas de madera. Qué sería de un alojamiento rural sin telarañas en las esquinas. Toda la luz la proporcionaban las dos lámparas sobre las mesillas, con bombillas de baja potencia. No necesitábamos más. Pero lo mejor de todo era el catre. Una inmensa cama de dos metros de ancho que miramos con lascivia. Esa noche sería nuestro campo de batalla. La de casa es medio metro más estrecha que aquella maravilla con cabezal de forja por lo que nos iba a parecer estar revolcándonos sobre un campo de futbol. En fin todo ello muy rústico. Mobiliario y lámparas que parecían rescatados del recuerdo de las casas de nuestros abuelos. A pesar de estar a mediados de julio, hacía fresco en la habitación. Miré por la ventana. Seguro que en la temperatura tenía que ver algo el grosor de más de cincuenta centímetros de las paredes.
Habíamos decidido comer en algún lugar cercano
-Aquí no hay mucho donde escoger –me dijo Julia, mi mujer.
-Aquí no hay más que pinos en kilómetros a la redonda –respondí.
-No nos queda más opción que comer aquí.
-Pues vamos a ver qué tal lo hacen.
Teníamos hambre. Dejamos la maleta, bajamos, y volvimos a atravesar el patio. Había más gente sentada en las mesas con sus patatas bravas y sus cervezas, acompañando a los de la baraja.
Preguntamos al jefe si servían comida. Nos llevó al comedor.
El comedor era una acogedora estancia rectangular flanqueada por gruesos arcos de piedra en toda su longitud. Mesas y sillas de madera y enseres de labranza y ollas y cacerolas de cobre decorando las paredes. Sobre unas repisas de madera reposaban una legión de viejas planchas oxidadas. Lo compartimos con dos parejas americanas que habían venido a la concentración de Harleys y se habían quedado unos días más, un matrimonio joven que había dejado al niño con una canguro y una pareja gay. Yo no critico a gays y lesbianas ¿Qué pretenden los que lo hacen? ¿Enseñarles algo? ¿Enseñarles moral? ¿Decoro?, ¿Rectitud? Que se miren primero a sí mismos. Yo no soy de los que dan lecciones, soy de los que les gusta aprender y de gays y lesbianas hay mucho de lo que aprender.
 Nos mostró el menú <> por 21 euros: Tabla de embutidos, torrada con escalibada, tortilla de patatas y ensalada como entrantes y carne a la brasa de segundo con buen vino y pan torrado con ajo y tomate. De segundo me pedí butifarra. Me trajeron dos, con mongetes y patatas fritas; toda una ofrenda para el colesterol, pero todo muy delicioso. Nos sirvió la comida mi tocayo Alfredo a quien ya conocíamos de una temporada que estuvo trabajando en el Frankfurt. Nos saludamos efusivamente. Llevábamos tiempo sin vernos. A media comida el jefe vino a hablar con nosotros. Nos dijo que ya que comíamos allí y por ser amigos de Alfredo, en lugar de cobrarnos 96 euros por un lado, y 42 de la comida por otro, nos iba a aplicar la pensión completa que incluía la comida y la cena del sábado, la estancia, y el desayuno del domingo por 55 euros cada uno. Un detallazo. Disfrutamos de la comida en aquel lugar en el que el tiempo parecía detenerse, en el que tanto camareros como cocineros como el mismo dueño trabajaban pausadamente, como si estuviesen realizando las tareas domésticas de su propia casa. A pesar de ello destacaba la rapidez del servicio. Después de la opípara comida dos chupitos de hierbas y un café.
Después de comer fuimos a echar la siesta. El sexo lo dejaríamos para la noche. Volvimos a cruzar por la terraza. Los de las bravas y las cervezas ya no estaban, pero los de las cartas seguían allí. Me preguntaba si no tendrían vida familiar, obligaciones de algún tipo, o una mula a la que cepillar el pelo.
Después de la siesta nos enfundamos ropas deportivas en nuestros morcillones cuerpos, calzado deportivo, gorras y gafas de sol y nos fuimos a disfrutar de la campiña. Alfredo nos informó que a tres kilómetros caminando por un sendero que él mismo nos mostró llegaríamos a lo que ellos llaman <>; una antigua torre vigía semi derruida desde la que las panorámicas tanto del macizo de Montserrat como del resto del entorno eran realmente espectaculares. Conseguimos llegar. Desde allí nos sentíamos los dueños del mundo con toda esa belleza a nuestros pies. Disfrutamos del paisaje, incrédulos de poder saborear de tanta paz y tranquilidad a tan pocos kilómetros de casa. Tan cerca de la gran ciudad donde en esos momentos la gente seguiría corriendo por los pasillos del metro, los conductores impacientes machacarían el claxon de sus vehículos, algún imbécil maltrataría a su esposa, las prostitutas buscarían clientes y algún desalmado abandonaría a su perro. Y nosotros aquí, disfrutando de una especie de mundo paralelo en el que parecía que nunca debíamos regresar a nuestros empleos, ni preocuparnos por comprar comida en el mercado, ni de los recibos por pagar, ni de pasar la ITV del coche, o de ir al dentista. Una felicidad que parecía iba a ser eterna. De regreso nos confundimos de camino en una bifurcación y debimos retroceder parte del recorrido. Nada importante. Regresamos para la cena contagiados ya de la parsimonia con la que todo fluctuaba a su debido tiempo, con una visión bien diferente de la vida. ¿Qué es la vida para la mayoría de los mortales? Una mera lucha por la supervivencia fustigada por la angustia, los problemas, las enfermedades y la estupidez misma de vivir. Disfrutar de momentos como este hace que valga la pena vivirla.
Nos duchamos y bajamos a cenar. Fue necesario vestirnos con prendas de manga larga. Atravesamos el patio. Sorpresa; no estaban los de las cartas.
La cena fue otra exageración culinaria. Tortilla de patatas. Tabla de patés, tabla de quesos, escalibada, ensalada. Y más carne a la brasa y pan tostado y tomates, ajo y all i oli. Mi mujer pidió conejo y le trajeron medio con una guarnición de espanto. Yo pedí butifarra negra pero maticé que solo una, no dos como al mediodía. Y me trajeron una. Pero vaya una. No había visto nada tan grande y negro desde hacía años, cuando iba al gimnasio y coincidía en el vestuario con aquel inmenso senegalés.
Miré a mi mujer.
-Cariño no sé si vamos a poder movernos mucho esta noche después de meternos todo esto entre pecho y espalda.
Reímos.
De camino a la habitación pregunté a Alfredo por el desayuno. Otra pasada. Zumo de naranja, pastas, embutido, queso, la infalible tortilla de patatas, tostadas con mantequilla y mermelada, pan de payés con ajo y tomate y café con leche.
-Tenéis que recuperar fuerzas –me dijo con sonriente complicidad ante mi asombro.
Subimos a nuestra habitación con la noche bien cerrada y el silencio presidiéndolo todo. Hasta el sexo parecía querer contagiarse de aquella serenidad. Nos dejamos llevar por el morbo de disfrutar en una cama diferente, una habitación diferente, de un todo diferente, menos nosotros. A nuestra edad ya no se hace el amor como cuando se tiene veinte años, en que las posturas desafiaban la lógica y las leyes del equilibrio, pero no estuvo nada mal. La cama resistió, el suelo crujiente resistió, y las vigas de madera y las paredes de cincuenta centímetros, y el bosque y la montaña de Montserrat. Fue genial, apoteósico y sí, si percibisteis algo desde vuestras casas podéis estar tranquilos. Lo de la noche del sábado no fue un terremoto.
  








jueves, 29 de mayo de 2014

RELATO PREMIADO

Este es mi microcuento premiado con el primer premio en el concurso de micro cuentos organizado por la bibhlioteca de Pallejà. Debía tener una extensión máxima de 50 palabras, tener como tema la naturaleza e ir acompañado de una foto.


Quise volar, aprendiendo de las mariposas, o de las abejas que tomaban mi polen. Y decidí soltarme de mi tallo y mover mis pétalos como alas. Y fue entonces cuando comprendí que la madre Tierra dicta estrictas reglas sobre todo aquello a lo que concede el don de la vida.

domingo, 23 de marzo de 2014

Nueva portada

Un pequeño retoque dándole más brillo a la daga de la portada de cara a la reedición corregida y aumentada de La daga de los 7 dioses.

                                                                 
                                                                 La portada anterior


lunes, 11 de noviembre de 2013

Audio de mi entrevista en Radio Pallejà (Castellano-Catalán)

Adjunto el enlace para poder escuchar el audio de mi entrevista de este domingo en el programa Avui es Diumenge de Radio Pallejà con motivo del lanzamiento de mi nueva novela El galeón del Murciélago. El programa es bilingüe Castellano-Catalán.

http://www.ivoox.com/avui-es-diumenge-programa-151-audios-mp3_rf_2538251_1.html

jueves, 19 de septiembre de 2013

PRESENTACIÓN

Presentación de la novela
El próximo jueves día 26 de Septiembre en la librería Les Hores de Sant Boi de Llobregat: Calle Torrefeigueres 8, se llevará a cabo la presentación en sociedad de mi nueva novela El galeón del Murciélago.
Os espero a tod@s.
 
 
 
 
 
 

viernes, 6 de septiembre de 2013

Puntos de venta de El galeón del Murciélago

De momento la novela solamente está disponible en varias librerías de mi localidad Sant Boi de Llobregat.
Son las siguientes:


Llibrería Les Hores
Calle Torrefigueres 8
Tel: 93 640 08 65


Librería Papelería Papir Paper
Calle Girona 33
Tel: 93 661 73 36.
 
 


Llibrería Papereria Croquis
Calle: Lluís Pascual Roca 77
Tel: 93 640 86 00


 
Llibreria Papereria Isart:
Pl Llorenç Presas nº 6
Tel: 93 640 03 23


 

BookTrailer de El galeón del Murciélago


domingo, 9 de junio de 2013

LLETRAFERITS DE SANT BOI

                                          NACE LLETRAFERITS DE SANT BOI

Tengo el gran honor de que este grupo de emprendedores haya decidido aceptarme en su asociación.

LLETRAFERITS DE SANT BOI es una asociación cultural creada por ocho escritores Santboianos con una única intención: agrupar a las personas de Sant Boi que, como ellos, estén también “locos por la escritura”.
El 20 de abril de 2013, vísperas de la Diada de Sant Jordi, estos ocho escritores santboianos deciden agruparse y formar la asociación de escritores santboianos, registrándola con el nombre de LLETRAFERITS DE SANT BOI formando una junta inicial:
PRESIDENT: Vicente Corachán Salinas
VICEPRESIDENT: Amadeu Alemany Rebordosa
TRESORER: Guillem Gómez Marco
SECRETÀRIA: Ció Lerma Ballo
VOCALS: Carme Raichs Padullés, David Arrabal Carrión, Joan Masip Quintana y M. Núria Salán Ballesteros
 
 
Para poder ver la forma de trabajar y los futuros proyectos de esta asociación, pinchar el siguiente enlace del blog:
 
 
 
 
 
 
 

lunes, 20 de mayo de 2013

MI PÁGINA WEB

Esta es la dirección de mi página web donde colgaré noticias de mis dos novelas:

http://alsegar7.wix.com/ladagadelos7dioses

sábado, 11 de mayo de 2013

YA SE ESTÁ COCIENDO

Finalmente El galeón del Murciélago será editado por la Editorial Punto Rojo Libros. Seguiré informando...

sábado, 6 de abril de 2013

Sinopsis de: El galeón del Murciélago

Blai, un chaval de 13 años con un coeficiente intelectual por encima de la media, llega a la localidad de Sant Boi de Llobregat a pasar las vacaciones de verano con la intención de alojarse en la masía del Rat Penat, perteneciente a la familia desde hace más de 300 años.


Para su sorpresa se encuentran con un inesperado recibimiento por parte de su bisabuelo, a quien no conocía y que es el actual propietario de la masía, que además se encuentra en estado ruinoso y a punto de ser embargada.

Gracias a su capacidad intelectual pronto se ganará la confianza del anciano, quien acabará haciéndole entrega de un libro que relata la misteriosa vida de un antepasado suyo, primer propietario de la masía en el siglo XVII y llamado también Blai, aunque fue más conocido por el Murciélago, sobrenombre con el que se le conoció por su oscura vestimenta, cuando debido a una serie de injusticias perpetradas por nobles sin escrúpulos que arrebataban las propiedades a los campesinos, pasó de hombre justo y trabajador a convertirse en bandolero y más tarde, en un temible pirata.

El relato de la vida del Murciélago está rodeado de un halo de misterio, desde el momento en que se dice que con la ayuda de una bruja regresó de la muerte para vengar la muerte de sus padres, recuperar la masía y su negocio familiar, y embarcarse en un galeón en busca de su amada, secuestrada por corsarios.

Su leyenda menciona que todavía en la actualidad se puede ver en las noches de tormenta el galeón del Murciélago navegando cerca de la costa, cumpliendo su juramento de velar eternamente por el bienestar de sus descendientes y de que conserven la propiedad de la masía.

Ayudado por su habilidad mental, una prima de su misma edad y una moderna bruja experta en runas, el joven Blai intentará evitar el embargo de la masía del Rat Penat.

¿Contará para ello con la ayuda del Murciélago?

¿Regresará su antepasado tal y como prometió para velar por los suyos?

Un relato donde se mezclan diversos temas favoritos del autor: Bandoleros, piratas, brujería, magia, misterio, intriga, apariciones espectrales…



EL GALEÓN DEL MURCIÉLAGO

Fianalmente este es el título definitivo de mi nueva novela y esta su portada:


Para leer los primeros capítulos pincha en el siguiente enlace:


domingo, 3 de marzo de 2013

Mi nueva novela

    Nunca se supo con seguridad cual fue el destino de Blai Pont, un buen hombre que vivió en la población catalana de Sant Boi de Llobregat, en el siglo XVII y al que las injusticias le llevaron a convertirse en un temible pirata. Tomó esta decisión cuando decidió embarcarse en busca de su amada Patricia, secuestrada por antiguos soldados del tercio de Felipe IV, reconvertidos en corsarios. A Blai le conocieron con el sobrenombre del Murciélago debido a su oscura vestimenta. Su fiel lugarteniente perdió contacto con él en medio de una batalla. De regreso a tierra firme decidió contar la historia de su apreciado amigo, un hombre sobre el que recaen misteriosas leyendas, como la que asegura que regresó de la muerte con la ayuda de una bruja, o bien otra que dice que todavía vaga por el mar buscando a su amada esposa. Se dice que actualmente puede verse su galeón navegando cerca de la costa en noches de tormenta, con la única intención de asegurarse que sus descendientes se encuentran bien.
    Pero las cosas han cambiado y la familia Pont está a punto de perder la masía familiar que perteneció a Blai. Un chaval de trece años también llamado como su antepasado y que posee capacidades extrasensoriales y un coeficiente intelectual muy por encima de la media, tratará de evitar que esto suceda. Para ello contará con la ayuda del libro en el que se relata la vida del Murciélago, con una joven conocedora de las historias locales y con la de una peculiar bruja que vive en una cueva cercana a la masía. Una masía en la que ha tenido contacto con un extraño personaje vestido enteramente de negro igual que su antepasado.

¿QUIERES LEER UN ANTICIPO?

Pincha en el siguiente enlace:
 http://www.wattpad.com/8650673-el-misterio-del-murci%C3%A9lago


sábado, 2 de marzo de 2013

PARA DISFRUTAR

¿Os gusta la portada de la novela de Teo Palacios " El Collar Maya"?

Pues es obra de Calavera Diablo. Un ilustrador capaz de realizar estos auténticos trabajos de orfebrería.
Este es un enlace donde se puede ver su trabajo:

http://cgcalavera.wix.com/calaveradiablo#


martes, 26 de febrero de 2013

PARA QUE NO OS PASE

Bueno, ya he restaurado las fotos de mi blog.
Para que no os pase lo mismo que a mí y tengáis luego que recurrir a foros donde cada cual da su versión hasta que das con el que realmente sabe de que va la cosa, os advierto que no borréis fotos de ningún soporte que dependa de Google, o sea Google+, Picassa,  e incluso del móvil si teneis el correo sincronizado que es lo que me ha pasado a mi.
Borré todas las fotos que me ocupaban espacio en el móvil y al estar sincronizado con el correo a través de la conexión de internet se borraron de los blogs.
Cuidadín.

domingo, 24 de febrero de 2013

Vaya lío

Lo siento. No sé que ha pasado pero se me han desbaratado casi todas las imágenes del blog. Estoy intentando remediarlo. Gracias

sábado, 12 de enero de 2013

RESEÑA




Esta es la reseña que los chicos de la editorial aContracorriente hacen de mi novela La daga de los 7 dioses, próximo lanzamiento dentro de su colección aQuemarropa.

"La Daga de los 7 Dioses" de Al Segar: Para nuestra colección aQuemarropa. Una aventura de acción e investigación histórica que comienza en la génesis de nuestro mundo y que da explicación a muchos de los misterios que han quedado en la Historia. Desde la Barcelona actual hasta el Jerusalén bíblico, Al Segar sorprende, provoca y esquiva la indiferencia.


Enlace del catálogo de títulos de Ediciones aContracorriente publicados en 2012 y novedades para este año 2013:






Foto: Catálogo actual y próximas novedades esta noche desde las 00:00 en http://editando-blog.edicionesacontracorriente.com/

sábado, 22 de diciembre de 2012

MICRORRELATO

Ayudando

A lomos de mi caballo dejo atrás el frondoso bosque.

Enfrente se extiende una amplia llanura que contemplo desolado. Durante horas esperé oculto, agazapado entre los arbustos a una distancia prudencial a que finalizasen los cañonazos, los disparos, y los gritos de dolor y muerte procedentes del fragor de la batalla que escuchaba en la lejanía. Consumado el combate entre ambos ejércitos el paisaje no podía presentarse más sombrío. Debieron quedar vivos tan pocos contendientes que ni tan siquiera se preocuparon de recoger a sus muertos que se contaban por cientos, tal vez por miles. Avanzo lentamente por entre aquél amasijo de cuerpos mutilados que han teñido de carmesí el verde prado. Sin duda, contemplando semejante escenario, es fácil deducir que la lucha ha debido ser de lo más cruel, virulenta e implacable.

Nunca se puede imaginar el horror hasta que lo ves con tus propios ojos. En algunas zonas los cadáveres están tan cercenados que es casi imposible adivinar de quien pueda ser este brazo o a quien pueda pertenecer aquel tronco sin miembros del que brotan unas vísceras que se asemejan a una deforme calabaza.

Alzo la mirada descubriendo como de las ramas de los árboles penden viscosas entrañas, algunas difíciles de clasificar. Intestinos, vientres, corazones… que hasta no hace mucho pertenecían a los pobres desafortunados que han recibido de lleno el impacto de los proyectiles de los cañones y que ahora se exhiben suspendidos como siniestros flecos del manto de la muerte.

De repente escucho un amortiguado gemido, apagado y suplicante. Sin desmontar, oteo por entre la montaña de fragmentados uniformes hasta conseguir vislumbrar un leve movimiento, un simple soplo de vida. Me aproximo hasta él. Mi primera reacción es de repulsa. A ese infeliz le falta media pierna, el brazo entero y parte de la cara, todo del lado izquierdo evidenciando por donde recibió el impacto de la carga explosiva.

Descabalgo y me arrodillo a su lado. La falta de parte de su mandíbula hace que balbucee ininteligibles palabras que no logro comprender. Finalmente y con el objetivo de ayudarle, creo vislumbrar alguna manera de ser capaz de recoger del suelo aquel descuartizado cuerpo que yace sobre un charco de sangre, (suya y de los cadáveres que le rodean). Él se niega haciendo un esfuerzo titánico para que comprenda lo que me quiere decir.

-Remátame -suplica.

Consciente de su estado, el soldado no pide ayuda, sino ser liberado del terrible sufrimiento que está padeciendo. Conocedor de que en ese estado todavía podría agonizar durante horas, medito la opción a tomar. No es que no haya matado nunca a nadie; hace años que me convertí en forajido y son ya más de dos docenas los que han caído bajo mis disparos o atravesados por mi espada, pero nunca antes nadie me había pedido voluntariamente que le enviase al más allá. Hasta la fecha, todos los heridos me habían rogado clemencia y ser llevados ante un galeno que sanase sus heridas o salvase sus vidas.

Ante mi gesto dubitativo el soldado me implora con su desdichada mirada que deje de cuestionarme su petición y le ejecute con premura.

Me levanto, miro a mi alrededor hasta localizar un mosquetón. Lo tomo, compruebo que dispone de carga y apunto al infausto soldado en la frente. Creo que si el muy infeliz dispusiese de boca habría esbozado una sonrisa. Disparo con los ojos cerrados. No soy capaz de mirarle.

Vuelvo a montar en mi caballo y prosigo mi lento avance, zigzagueando entre una cordillera de resto humanos, deseando que nadie más solicite mi ayuda.

Al Segar





domingo, 2 de diciembre de 2012

Relatos gratuitos

Si quieres conocer mi trabajo, en el siguiente enlace puedes leer gratuitamente relatos, cuentos y avances de mis novelas:

AlSegar: Leeme en Wattpad

domingo, 25 de noviembre de 2012

Negracarbón

Este es el título que he decidido para un relato que he colgado en Wattpad.
Se trata de una revisión canalla del cuento de Blancanieves.
Se lo he dedicado a mis amigos Xavi y Lourdes de XYL Publicidad Gráfica y están encantados. Dicen que se hen reído mucho.
Si lo queréis leer este es el enlace:
http://www.wattpad.com/9198183-negracarb%C3%B3n#!p=1
No apto para menores.



          XyL Publicidad Gráfica

jueves, 8 de noviembre de 2012

Para el equipo de aContracorriente

Este es un pequeño escrito en forma de relato épico breve dedicado a los componentes de la editorial aContracorriente que han accedido a publicar bajo su sello mi novela:

La daga de los 7 dioses



EL REINO DE aC (por Al Segar)



Se escucha que en el Olimpo los dioses están reunidos.

Mi nombre es Al. Soy un curtido mercenario al que la vida le reserva ya pocas oportunidades.
Dicen que los dioses discuten acaloradamente, y eso puede derivar en graves consecuencias. No es prudente enfurecer a los dioses del Olimpo.
Debaten sobre si deben o no aceptar al nuevo reino de aC, un pequeño dominio empeñado en declarar su soberanía.
A los dioses no les gusta que a otros reinos mayores les incomode la intrusión de una desconocida y minúscula monarquía.
Finalmente los dioses deciden no intervenir. Decretan que si los gobernantes de aC han decidido nadar a contracorriente, deberán ganarse por sus medios el respeto del resto de imperios firmemente instaurados.
Abandonado a su suerte por los dioses, el incipiente reino de aC pronto es hostigado por el resto. Los primeros en hacerlo son los grandes reinos dictatoriales que ven en su sistema de gobierno basado en la igualdad y la libertad, la antítesis a su perfectamente instaurada tiranía.
Pronto, uno de estos feudos les declara la guerra. En aC presienten que otros le seguirán, ya que están aislados entre infinidad de reinos de mayor o menor potencial acostumbrados a ejercer un perfecto control basado en el absolutismo. En aC saben que querrán aplastarles antes de que consigan arraigar sus florecientes ideas liberales. Entienden que para sobrevivir, deben jugar bien sus cartas. Solamente así, demostrando con su valía que para nada pretenden interferir en los asuntos de los demás estados, conseguirán la consideración que anhelan. De momento el resto de reinos permanece expectante, rehusando participar en el asedio.
Los mejores guerreros de aC, convertidos en generales del recién creado ejército, elaboran sus estrategias de defensa de la nueva plaza, una lucha sin cuartel contra tropas mejor armadas y poderosas.
Lo están haciendo bien sus generales, Teo, Jotagé, o el Arduino, pero la desventaja es tanta que pronto necesitarán refuerzos.
Un buen día recibo el ofrecimiento de unirme a ellos. Todo un reto para mí. Acudo sin pensarlo. Tras hablar con ellos y corroborar que depositan en mí toda su confianza, no tardo en simpatizar con su ímpetu, con su entusiasmo y con el acertado sistema tolerante por el que se rigen. Esta puede ser mi última oportunidad de unirme a una causa por la que realmente valga la pena luchar, porqué hay tres cosas en la vida que si pasan ya no regresan: el tiempo, las palabras y las oportunidades.
Espero poder estar a la altura de lo que esperan y no defraudar la confianza que han depositado en mí. Voy a luchar por que el reinado de aC se consolide. Veo en sus líderes una contagiosa ilusión con la que congenio totalmente. Alabo los ideales que les honran: la consecución de un lugar donde todos tienen su oportunidad y donde todos son tratados por igual.
Con nuestros precarios medios somos conscientes de que la contienda contra los poderosos será encarnizada. Tal vez no sea casual que yo haya llegado hasta aC. Tal vez, aunque subrepticiamente, los dioses realmente hayan decidido aliarse con ellos. Tal vez tenga algo que ver con el hecho de que en mis batallas el arma que siempre empuño sea su daga: La daga de los 7 dioses.



miércoles, 31 de octubre de 2012

CUENTO DE HALLOWEEN

CUENTO DE HALLOWEEN



31 de octubre. Las últimas horas de la tarde habían conseguido que la oscuridad le ganase la partida al día. Con el cambio de hora anochecía antes y la gente regresaba a casa a refugiarse del frío. El cementerio ya había cerrado sus puertas. El único atisbo de actividad junto a la enorme cancela de la entrada procedía de la lumbre del fogón donde todavía la anciana castañera asaba un puñado de castañas y un par de boniatos. El manto grisáceo del atardecer, la creciente humedad y la escasa iluminación, dotaban al solitario lugar de una apariencia espectral, escoltada tras el imponente muro del camposanto por los solemnes cipreses de triste estampa. Hacía rato que ya no circulaba ningún coche por la zona y el sonido del silencio solo lo rompía el crepitar de las purpúreas brasas.

Después de remover sobre la rejilla del fogón la docena de castañas, todas ellas con su correspondiente corte de cuchillo, la anciana de enlutada indumentaria y pañuelo anudado en la cabeza, barrió las hojas con las que el otoño enmoqueta las aceras. Una vez adecentado el entorno dejó la escoba apoyada a un lado del quiosco y removió las brasas con las tenazas. Parecía querer darle un mimo especial a esa última docena de castañas, lustrosas, enormes, que desprendían un atrayente aroma que ascendía transportado por el viento en envolvente danza junto con el de los anaranjados boniatos. La anciana se sentó en su silla con la manta sobre las rodillas; el saco de castañas crudas a su derecha, el de carbón a la izquierda y los cucuruchos de periódico a su espalda. Parecía dar tiempo al tiempo mientras las brasas perdían vigor. Cuando estaban a punto de perecer convirtiéndose en cenizas, la puerta pequeña de la verja del cementerio se abrió. El veterano guarda de cercana jubilación salió para dirigirse a su casa una vez finalizada su jornada. Se ajustó el cuello de la gabardina, la bufanda y soltó vaho por la boca. Hacía frío.

-¿Todavía está usted aquí? –le dijo a la anciana.

Ella le respondió con una dulce sonrisa, mientras un escandaloso grupo de críos disfrazados de vampiros, momias, zombis y otros seres abominables que correteaban por la zona en busca de víctimas a las que asustar se les acercó.

-Trato o truco –le canturrearon al unísono al hombre.

-No os voy a dar nada –respondió él sin disimular su disgusto.

Los críos se alejaron en desorganizada carrera mientras lanzaban al aire amenazantes consignas sobre la pena que le caería por no haber aceptado el trato.

“Uh, uh, esta noche no podrá dormir” “Le van a visitar las brujas” “La mala suerte le caerá encima”.

-Malditas tradiciones anglosajonas. Se están perdiendo las buenas costumbres –le dijo a la anciana que respondió encogiéndose de hombros.

El hombre dirigió entonces la mirada al contenido del hornillo y se relamió sin disimulo.

-Qué buena pinta tienen esas castañas. Póngamelas, y también esos dos boniatos; a mi esposa le encantan.

Cuando el hombre se alejó con su compra, la anciana procedió a recoger pacientemente el puesto. Justo a medianoche le echaba el candado a la puerta de la caseta. Se puso su sombrero de pico y tomó la escoba que seguía apoyada a un lado.

En su casa, el guarda y su mujer cenaron, encendieron velas en recuerdo de sus difuntos y saborearon con vino dulce las castañas y los boniatos, ajenos a la anciana montada en una escoba que pasaba volando cerca de su ventana en busca de víctimas a las que quitarles el sueño en la noche de Halloween. El guarda dormiría tranquilo, seguramente ignorando que en aquél puesto de castañas había comprado el salvoconducto de la tradición.


Al Segar



martes, 30 de octubre de 2012

Nuevo título a la venta

Los chicos de ediciones aContracorriente ya han puesto a la venta una nueva obra con el título de Tibios y Muertos escrita por Manuel Arduino Pavón dentro de la colección aQuemarropa.
Historias noire, macabras, dark. Mosaico de tipos raros. Bestiario o elegía. La escatología de la invención pura. ¿Alguien da más?



147 páginas al increíble precio de 2'70 euros en formato Pack digital.

El presente Pack Digital contiene los siguientes ficheros:

Versión de lectura en formato PDF.

Versión de lectura en formato EPUB para eBooks, iPads y otros muchos dispositivos.

Versión de lectura en formato MOBI para Kindle de Amazon.

Versión imprimible en formato PDF.

Las instrucciones de uso de todo este contenido digital.

También puedes comprarla en la tienda virtual de la página web de la editorial:







domingo, 14 de octubre de 2012

MIS RELATOS

Ando rebuscando entre viejos relatos olvidados en un pen drive de mi escritorio. Quiero pulirlos para junto con otros que estoy preparando, otros que tengo en mente y los premiados en algún certamen, preparar un recopilatorio con intención de publicarlos. No sé si será posible. Aquí dejo el más reciente de todos, ya que lo escribí ayer por la tarde y tiene como telón de fondo la actual crisis. Dejo también tres enlaces de este mismo blog donde todo el que lo desee puede leer alguno más. Son relatos con protagonistas castigados, a los que la vida no ha tratado bien. Individuos que se han encontrado con esa parte oscura que tarde o temprano mucha gente ha debido afrontar. Se trata de pequeñas historias que tratan de hace recapacitar sobre lo frágil de nuestra existencia. Espero no deprimiros.


CAÍDA LIBRE



Pronto llegará el invierno. El primero que pasaré en mi actual situación. Lejos quedan los buenos tiempos en que disponía de trabajo, piso en la zona noble de Barcelona y coche de los de exhibir arrogancia. Precisamente el coche fue lo último que perdí. Durante meses permaneció aparcado en la misma calle, sirviéndome de dormitorio donde pasar las noches, hasta que un día la grúa municipal se lo llevó junto con las mantas y mis últimas pertenencias personales que guardaba en el maletero, desprendiéndome así de la última conexión asociada a una sociedad de consumo a la que ya no pertenecía. Ahora busco cartones que me sirvan de colchón y una entidad bancaria que no disponga ya de inquilinos nocturnos.

Hace tiempo que dejé de maldecir mi mala suerte pasando al siguiente paso: el de admitir mi nueva realidad. Primero perdí mi empleo, dos años después la prestación de paro, luego el piso y así todo lo demás, incluida la dignidad y mi habitual sonrisa seductora. Soy otro bien diferente; un tipo triste y taciturno… un mendigo, aunque me duela atribuirme este calificativo que siempre creí destinado al último escalafón de individuos que componen la sociedad, tipos con la desgracia de contraer alguna clase de desequilibrio mental, cuya degeneración finalmente consigue verterles en el oscuro pozo de la marginalidad. Nunca pensé en que un acomodado ejecutivo como yo podía acabar convertido en un pordiosero de negras uñas y mugrienta barba.

Me siento envejecido, sucio, malcarado, aislado del resto del mundo. Difícilmente hablo con nadie, casi ni con los voluntarios del comedor social. Me visto con prendas que me dan en las iglesias y apenas me aseo.

Años atrás ansiaba ser alguien, conseguir reconocimiento gracias a mi talento escribiendo. Tres novelas auto publicadas glorificaban mi ego, cuando realmente jamás una editorial apostó por mi obra. Publicaba gracias a disponer del dinero suficiente para invertir en promocionar cada novela. Podía pagarme las correcciones, maquetación, portadas, impresión, y las presentaciones de mis obras en librerías o salas polivalentes en centros comerciales, donde accesibles solteronas acudían en busca de un ejemplar dedicado. Lectoras habituales de revistas del corazón que sucumbían ante los encantos de mi atractiva y estudiada presencia de dandi de cabello engominado y lustroso traje comprado para la ocasión en El Corte Inglés. Fingidas emociones bien coreografiadas ante los elogios de mis obras, acicaladas con artificiosos agradecimientos con el único y disimulado propósito de que las cacatúas se evaporasen pronto, no sin antes haber pasado por caja. Ahora ni las putas de las Ramblas me dedican una mirada, ni siquiera de repulsa. Las cándidas damas que compraban mis novelas serían ahora incapaces de reconocerme al pasar a mi lado.

De madrugada, mientras riegan las calles y los transportistas descargan sus camionetas junto al mercado de la Boquería, rebusco entre las papeleras en busca de un vaso de porespán del Burguer King. Lo destapo y apuro los últimos restos de Coca Cola desbravada. Ese día me servirá como receptor de la limosna de alguna anciana. Me apoyo en la fachada de la iglesia del Pi y extiendo el vaso. Poco tardan en llegar los indigentes habituales del barrio gótico que me echan entre empujones y patadas. Un joven de indumentaria punkie que fuma un apestoso porro se apiada de mí y me aleja de mis agresores cagándose en su puta madre. Me da cinco euros que me hace prometer que los emplearé en comprar algo para comer. En un badulaque paquistaní me compro un sándwich envasado y un tetra break de vino Don Simón. Me pongo a comer sentado en el espigón del puerto, con el monumento de Colón a mi espalda. Recuerdo que con mis conocidos solía bromear sobre el descubridor. << Me gustaría tener la memoria de Cristobal Colón >>, decía yo, a lo que los incautos respondían << ¿Tan buena memoria tenía? >> Y yo, deseando que me hiciesen esa pregunta para caer como presas en una trampa, respondía: << Supongo que sí. Por lo menos al pie de su monumento hay una inscripción que dice: “A la memoria de Cristóbal Colón “ >>

Miro el agua. Docenas de oscuros peces la sacuden batiéndose en enérgico combate por las migas que acabo de verter al mar. De un trago apuro el vino y me pongo en pie. Dirijo otra mirada al mar. Muchas veces he pensado en lanzarme, aprovechando que no sé nadar, y poner punto final a mi deplorable existencia, pero me faltan huevos y me sobran motivos para hacerlo.

Tiro los envases en una papelera de la que rescato un periódico de ayer. Más paro y crisis, leo. Más miseria. Lo devuelvo a la papelera y me adentro por entre las callejas del Raval, donde cuando dispongo de algunas monedas, frecuento oscuros tugurios en los que sirven vinos baratos y tapas que merecerían reposar en el cubo de basura en lugar de hacerlo sobre un plato. Me tomo un quinto y una banderilla rodeado de marchitas putas, gais en busca de rollo, camellos marroquís, imberbes chaperos y travestis pasados de peso. Quién me hubiese dicho que me vería así, cuando en mis buenos momentos jugaba al pádel en un club de Pedralbes, frecuentaba el Luz de Gas y comía a la carta en el Botafumeiro.

Deambulo sin rumbo por estrechos callejones de desconchadas fachadas centenarias que apestan a orines y que están encapotados de un perpetuo entoldado de ropa tendida. Cerca del Teatro del Liceo una retorcida niña pide limosna mostrando sus deformidades. Los que la ven retiran la mirada con repulsión. Parece que la hayan dejado tirada en esa esquina como un despojo humano. A pesar del puntillo provocado por el litro de vino y el quinto, me compadezco de ella. Sí, es cierto, me he convertido en un mendigo borracho cuya única posesión preciada es el roñoso y caduco abrigo que llevo puesto desde que me lo dieron en Cáritas, pero si algo en mí ha transformado la terrible devastación de la miseria es sin duda mi corazón. Rebusco en el único bolsillo sin agujeros que me queda y le entrego las monedas que tengo, algo menos de un euro, el sobrante de los cinco que me dio el punkie. Para ser capaz de esbozar una sonrisa agradecida, la joven tullida parece obligada a tener que mover todos los músculos de su compungida cara.

Los guiris comienzan a pasear sus estúpidas sonrisas y sus sandalias con calcetines de colores por la Rambla y la urbana nos hecha a los indeseables en dirección a las calles permitidas a los marginales. Hoy hará un buen día. A pesar de ser otoño hará calor y el sol será otra vez testigo de un nuevo día en mi vida, sin más destino que el que la calle me quiera proporcionar.

En tiempos pasados fui feliz directivo de una multinacional, soltero codiciado por varias hermosas mujeres que pasaron por mi cama, intentando complacerme más de lo debido con el objetivo de convertirse en la elegida para llevar una sobrada vida de excesos y placeres. Pero eso se esfumó junto a la solvencia de la empresa. La abundancia dio paso a la escasez y el lujo se tornó en miseria. Si por lo menos mi truncada carrera como escritor de éxito hubiese prosperado, si por lo menos hubiese sido capaz de escribir bien. Publiqué porque pagué por ello, pero la valía no se compra con dinero.

Antes tiraba a la basura ropa cara y ordenadores más que aprovechables que substituía por el último modelo, y ahora escarbo mi subsistencia buscando algo que poder vender en los mismos cubos en los que antes depositaba mi exceso de autoestima. Abro uno de ellos. Algo me llama la atención. Aparto la bolsa de basura rota que derrama restos de comida putrefacta, junto aquello que suscita mi interés. De entre la porquería rescato sendos ejemplares de dos de mis novelas. Una mujer llamada Adela, según reza la dedicatoria, debió adquirirlas en mis presentaciones. Adela ha decidido ahora concederles el triste final de acabar sus días cubiertos de inmundicia, un final casualmente muy parecido al de su autor. Los limpio a conciencia con un papel de periódico y una vez adecentados me los llevo. Me niego a que acaben en un vertedero. Les arranco la hoja de la dedicatoria, enojado con la tal Adela, y me dirijo a un centro de jubilados. Allí disponen de una biblioteca en donde la encargada deposita los ejemplares en un estante después de agradecerme la donación. Por descontado y con mi aspecto, no le digo que soy el autor, sino que los encontré rebuscando entre la basura.



Al Segar




Enlaces a otros relatos:


http://www.alsegar.blogspot.com.es/2012/03/otro-premio.html

http://www.alsegar.blogspot.com.es/2011/08/lee-aqui-el-desafio.html

http://www.alsegar.blogspot.com.es/p/kent.html


lunes, 8 de octubre de 2012

YA A LA VENTA

Ya puedes adquirir en pack digital la novela de Teo Palacios: El Collar Maya.

Si prefieres echarle una ojeada un par de entradas más abajo en el post titulado UN ANTICIPO puedes descargarte un fragmento de la obra.

Si quieres conseguirla pulsa sobre este enlace:


El presente Pack Digital contiene los siguientes ficheros:



•3 versiones de lectura de El Collar Maya de Teo Palacios en formatos PDF, EPUB y MOBI para Kindle.

•Versión imprimible de en formato PDF.

•Cartel con la portada imprimible en resolución óptima para A3 en formato PNG.

•Versión de lectura de Editando! El Collar Maya en PDF (making-of).

•Versión de lectura de Los Papeles de Teo Palacios en PDF.

•Plano de la planta de la catedral de Sevilla en formato PDF que enlaza con los planos interactivos del autor.

•La sinopsis de El Collar Maya de Teo Palacios.

•Las instrucciones de uso de todo este contenido digital.

TODO POR TAN SOLO 4'50 EUROS



                                               

viernes, 5 de octubre de 2012

Llibreria Les Hores

Una buena noticia. Desde finales del mes de junio disponemos en Sant Boi de una nueva librería. De hecho podría decirse que es la librería de Sant Boi, ya que es la única que se dedica en exclusiva al libro. Buen trato y un amplio abanico de temáticas. Si no lo tienen te lo buscan.

Dirección: Torrefigueres, 8
Tel: 936 400 865





lunes, 24 de septiembre de 2012

EL COLLAR MAYA

Reseña de la novela de Teo Palacós : EL COLLAR MAYA.








 En 1535, un objeto perteneciente a Ah Puch, el temible dios maya del inframundo, llegó a la ciudad más importante del Imperio Español, pero, a pesar de ser relegado al olvido por la Iglesia durante quinientos años, la amenaza que supone para la humanidad no fue eliminada. En diciembre del año 2012, el Códice de Fray Bernardino llega a manos de la jefa del departamento de restauración del Archivo de Indias, Ireri Dávila. Aunque aún no lo sabe, el viejo manuscrito es la clave para que la peor de las profecías mayas se haga realidad. Ahora, Ah Puch cuenta impaciente los días para que sus seguidores en la Tierra le invoquen gracias a una reliquia de oro que se creía perdida, mientras que Ireri y su familia se verá envuelta en una carrera contrarreloj para descifrar el enigma que oculta el antiguo manuscrito, salvar a su hija y descubrir qué hay de realidad en las creencias y predicciones del Bactúm XIII. Según la piedra sagrada, el Mundo terminará el 21-12-2012. Sólo tienen cinco días para evitarlo.


PULSA AQUÍ PARA SABER MÁS SOBRE LA NOVELA


miércoles, 15 de agosto de 2012

¿Que hago con mi manuscrito?

¿ Has escrito un libro y no sabes que hacer con él ?
Dulce nos recomienda un enlace para conocer los entresijos del mundillo literario.
Es este:
http://www.escritores.org/publicar/articulos-de-interes/1369-ique-hago-con-mi-novela-el-autor-como-editor

A propósito Dulce es la conductora del facebook de Ediciones aContracorriente.

Por mail muchos me habeis preguntado por quienes son esta gente de aContracorriente que recomiendo en varios posts de mi blog. Para saberlo lo mejor es que entreis en su web: http://www.edicionesacontracorriente.com/
o en su  facebook: https://www.facebook.com/pages/Ediciones-aContracorriente/103134463108473
en donde podreis encontrar toda la información que querais sobre ellos.

Sobre Dulce puedo deciros que es la rubia encargada del facebook:



Una recomendación: No entréis los sensibles a los escotes:




De lo contrario adelante, entrad y os encontrareis a una chica despierta:




Simpática:




Trabajadora:


 

Formal:



Tranquila:



Inteligente:



Una mujer en definitiva:




Que siempre te recibirá con los brazos abiertos:




Y te seducirá con su sensacional...




buen hacer en su facebook, que cada día gana más adeptos y en el que pone unas canciones muy chulas.


En serio, no dudéis de contactar con ellos. Es cierto lo que pregonan en su web. Mi novela se la leyeron y me consta por el informe de seis páginas que me enviaron. Me sugirieron cambios y volvieron a leerla. Sí, no pretendo tomarle el pelo a nadie. Lo hicieron, y me consta por los detalles del informe, imposibles para alguien que no la haya leído. Buena gente sin duda y honrados. Un saludo.






miércoles, 18 de julio de 2012

UN POCO DE MÚSICA

¡Uf! En esos días de nostalgia comienzo a rebuscar y llego a encontrar joyas como esta.

En el año 1988 Bob Dylan tuvo la idea de juntar un supergrupo. De ahí surgieron los Traveling Wilburys.
Una banda formada nada menos que por el propio Dylan, Tom Petty, George Harrison, Roy Orbison  Jeff Lynne y Jim Keltner a la batería, ahí es nada.
Disfrutad de esta gran canción. 


EL SECRETO DE ADAN

He encontrado en Amazon esta interesante novela del escritor argentino Guillermo Ferrara.. Adjunto el booktrailer de su obra: EL SECRETO DE ADAN.